Bonavista Developments ha iniciado el proceso de entrega de las viviendas de Casa Burés a sus nuevos propietarios

La entrega es la culminación de una aventura irrepetible que empezó con la compra de un edificio único y singular que escondía secretos y joyas modernistas en su interior. A partir de ahora las viviendas pasan a manos de unos inquilinos que son conscientes de que en el interior de las mismas se esconde parte de la historia de la ciudad.

Bonavista Developments está entregando las viviendas de Casa Burés a sus nuevos propietarios, tras una minuciosa rehabilitación que ha durado tres años y en la que ha participado un equipo multidisciplinar integrado por arquitectos, interioristas, expertos en patrimonio y artesanos de reconocido prestigio.

Casa Burés ha recuperado su esplendor original y cuenta ahora con todas las comodidades de un edificio moderno, con 26 viviendas de entre 100 y 500 metros cuadrados repartidas en seis pisos. 

 

Un edificio modernista rehabilitado por un arquitecto vanguardista

TDB arquitectura ha seguido los pasos de Francesc Berenguer y Mestres para concebir una rehabilitación que respeta la esencia del edificio y lo completa. 

Casa Burés es uno de los edificios modernistas más representativos de Barcelona y fue construido entre 1900 y 1905 por encargo del industrial textil Francesc Burés. Casa Burés contó con los mismos artesanos que trabajaron en otras joyas modernistas de la ciudad como la Sagrada Familia o la Pedrera. 

Francesc Berenguer i Mestres fue la mano derecha de Gaudí, para el que actuó de delineante, contable y jefe de obras. Colaboró con Gaudí en las Bodegas Güell, la casa Calvet y el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, entre muchos otros proyectos.

El proyecto de rehabilitación ha estado coordinado por el equipo de TDB arquitectura, liderado por Juan Trias de Bes, que ha estudiado la historia del edificio con el objetivo de respetar su esencia original. Entre los muchos proyectos de TDB arquitectura destacan el Hotel Mandarin Oriental de Barcelona y el campus de la escuela de negocios ESADE en Sant Cugat. El estudio vilablanch ha sido el encargado de desarrollar el proyecto de interiorismo.  

Siguiendo los pasos de Francesc Berenguer y Mestres, TDB Arquitectura ha creado una “cuarta fachada” en el tejado, que deja de ser el lavadero original para convertirse en un espacio único. 

La reforma ha sido distinguida en Londres con el primer premio de los European Property Awards 2016-2017 en la categoría de Renovación y Restauración Residenciales.  

 

Viviendas del siglo XXI 

El edificio ha recuperado elementos modernistas de gran valor, sin renunciar al confort de una vivienda actual. 

En el proyecto de interiorismo se aprecia el corte entre lo antiguo y lo nuevo. Por un lado, se han respetado y restaurado los materiales y colores originales con las técnicas artesanales de la época y, por el otro, la aportación de colores y materiales nuevos no imita ni compite con los existentes. 

A lo largo de los últimos tres años, se han restaurado los suelos de mosaicos, las pinturas de las paredes, los elementos de marquetería y las molduras de los techos, así como otros elementos decorativos de pan de oro, bronce, piedra o mármol. Al mismo tiempo, se ha incorporado tecnología punta y se ha dotado a las viviendas de cocinas y baños vanguardistas. 

 

Zonas comunes; un elemento único en el Eixample

Casa Burés se convierte en uno de los pocos edificios de viviendas privadas del Eixample con zonas comunes de gran envergadura; con dos piscinas climatizadas, gimnasio y bodega. 

El tejado y el sótano, que en su día fue concebido como almacén, se han convertido en espacios para uso y disfrute de todos los propietarios de las viviendas. Casa Burés se convierte en uno de los pocos edificios de viviendas privadas del Eixample con zonas comunes de esta relevancia. 

El tejado cuenta con una piscina climatizada de 21 metros de largo mientras que el sótano dispone de otra piscina climatizada de 24 metros de largo. El sótano también alberga una cocina equipada y un comedor para organizar cenas, una bodega  (una bodega por vivienda con capacidad para 50 botellas cada una), un gimnasio equipado, una zona de masajes, una zona chill-out con muebles, mesa de billar, chimenea y una gran pantalla de televisión, así como un espacio en el exterior con sillones y mesas. También dispone de trasteros y zona de lavandería.