OTOÑO EN Barcelona

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Octubre 2021

Autumn Barcelona

Por Bárbara Rivera

El otoño ya ha llegado y en esta estación empezamos a tener sentimientos encontrados entre querer rebobinar hasta el verano y disfrutar de largas comidas junto al mar, o querer avanzar en el tiempo para celebrar las fiestas: Acción de Gracias, Navidad, Año Nuevo.

Sin embargo, Octubre es un mes muy agradable para estar en Barcelona. Dado que la temporada de vendimia está llegando a su fin, se celebran eventos vinícolas por toda la ciudad, en los que los productores locales exponen sus productos: no solo vino, sino también una gran variedad de quesos, aceite de oliva, miel y otros productos locales.

Así que tómate tu tiempo para pasear por Barcelona, simplemente para disfrutar del agradable clima otoñal, o también planifica una visita a las diferentes actividades que actualmente se llevan a cabo:

Wine festival

En pocas palabras con...

Jordi Sabrià - ABOGADO

Octubre es también un mes en el que se empieza a hacer balance del año que está a punto de terminar, y los inversores tratan de apurar sus últimas adquisiciones. En el sector inmobiliario, este último trimestre suele ser el más alto en ventas. Y como solemos tener clientes que sienten curiosidad por algunas de las ventajas legales de invertir en una propiedad en Barcelona, hoy tenemos la oportunidad de hablar con un experto en el Visado Dorado, también conocido como Golden Visa: el abogado Jordi Sabrià, socio fundador del bufete de abogados Sabrià & Gabarró.

Jordi Sabria - Lawyer

 

Háblanos del programa del Visado Dorado:

El visado de inversión en España, también conocido oficialmente como Programa de visado de residencia en España o Visado dorado, fue establecido en 2013 (Ley 14/2013, de 27 de septiembre) por el Gobierno español para incentivar a los inversores extranjeros de fuera de la Unión Europea a invertir en el país. En el marco del programa, los inversores pueden elegir entre tres opciones:

  • Inversión inmobiliaria, con una inversión mínima de 500 000 euros (impuestos no incluidos) en inmuebles españoles. Los inversores pueden elegir un inmueble residencial o comercial o una combinación de ambos, o incluso varias propiedades siempre que el importe total sea de al menos 500 000 euros. Cualquier cantidad que supere la inversión inmobiliaria mínima puede ser hipotecada
  • Transferencia de capital. Esta opción requiere una inversión de un mínimo de 1 000 000 de euros en bonos del Tesoro español, en sociedades españolas o en depósitos bancarios en una entidad financiera española.
  • Desarrollo de negocios en España. El objetivo de esta vía es impulsar directamente la economía española. Mediante esta opción, se crea empleo en España constituyendo una empresa española. Se espera que la inversión tenga un impacto socioeconómico positivo y la empresa española contribuya a las innovaciones científicas y tecnológicas. La inversión mínima para esta vía es de 1 000 000 de euros.

¿Puede un ciudadano de cualquier parte del mundo solicitar el visado dorado siempre que invierta 500 000 euros en bienes inmuebles?

No. No todo ciudadano del mundo puede solicitar el visado dorado.  Las personas que pueden solicitarlo han de ser ciudadanos no europeos, no suizos o que no pertenezcan al Espacio Económico Europeo, y que realicen una inversión en bienes inmuebles de al menos 500 000 euros netos (impuestos no incluidos), junto con los familiares que estén a su cargo.

¿Pueden incluirse todos sus familiares o hay ciertas restricciones?

Los familiares que pueden incluirse son el cónyuge/pareja y todos los hijos menores de 18 años. Cuando una pareja de hecho solicita el visado dorado, será necesario aportar el acuerdo de pareja, que puede ser formalizado en España o en el extranjero. Los hijos mayores de 18 años y los padres pueden incluirse si están a cargo del solicitante, en cuyo caso es necesario aportar todas las pruebas requeridas (como dependencia económica, matrículas universitarias, certificado de residencia en el mismo domicilio, ausencia de ingresos, propiedades o bienes).

¿Tiene el visado dorado fecha de vencimiento?

Las fechas de vencimiento dependen del lugar donde se haya tramitado la solicitud de dicho visado.  Si la solicitud se ha realizado en la Embajada de España, tendrá una validez de un año. Durante este año, el titular debe entrar en España y cambiar el visado por un permiso de residencia en España, que tendrá una validez de dos años. Si la solicitud se realiza en España, presentando los documentos en la UGE (Unidad de Grandes Empresas), el permiso de residencia se concede por un plazo de dos años.

Al término de estos dos años, el permiso de residencia puede prorrogarse por cinco años. La renovación debe presentarse durante los sesenta días anteriores a la fecha de vencimiento o los noventa días posteriores al vencimiento.

Una vez obtenido el visado dorado, ¿es obligatorio quedarse a residir en España?

No es necesario vivir en España para obtener y renovar el permiso de residencia. Es importante tener en cuenta que cuando una persona permanece en España durante un periodo superior a 183 días al año, si su actividad económica principal está ubicada en España o si sus familiares viven en España, será considerada como residente fiscal en España. En este caso, los inversores tributarán aquí por sus ingresos y activos mundiales.

¿Cuánto tiempo dura el proceso para obtener el visado dorado?

Existe un proceso gradual para obtener un permiso de residencia permanente en la Unión Europea, que puede durar unos dos meses. El solicitante debe: (a) presentar la solicitud en la UGE (Unidad de Grandes Empresas); (b) recordar que actualmente la UGE emite las resoluciones en un plazo muy rápido (7 – 10 días); (c) tramitar sus huellas dactilares en la comisaría y (d) recoger su tarjeta de residencia.

¿Cuáles son las ventajas del visado dorado?  

Hay varias ventajas: (i) el titular de un visado dorado de España tiene libertad para viajar por el espacio Schengen; (ii)

el visado dorado en España permite la inclusión de familiares en el programa, concretamente la pareja o el cónyuge y los hijos menores de 18 años; (iii) no existe un requisito de estancia mínima para mantener la tarjeta del visado dorado (solo es necesario entrar en el país una vez al año para mantener el permiso); (iv) en el caso de que la residencia temporal en España se mantenga durante cinco años, el titular del visado dorado pasa a poder solicitar la residencia permanente; y (v) los solicitantes del visado dorado obtienen el derecho a residir y trabajar en España, aunque no es un requisito hacerlo. No se establece ninguna estancia mínima.

¿Hay libertad de movimiento por la zona Schengen de la UE con el visado dorado?

Sí. Los titulares de un visado dorado español no necesitan visado para entrar en el Espacio Schengen europeo. Pueden viajar y disfrutar de la libre circulación dentro del Espacio Schengen.

¿Qué costes conlleva la solicitud del visado dorado?

Si el visado dorado se solicita mediante una inversión inmobiliaria de al menos 500 000 euros, el solicitante deberá correr también con los siguientes gastos: el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (a un tipo impositivo del 10 % o del 11 % a partir de 1 000 001 euros) o el IVA (a un tipo impositivo del 10 % en el caso de viviendas o del 21 % en el caso de inmuebles comerciales), más el impuesto sobre actos jurídicos documentados, del 1,5 %. Los honorarios del notario y del registrador de la propiedad también correrán de su cuenta.

Una vez se tiene el visado dorado, ¿se puede solicitar la nacionalidad española?

La residencia permanente puede obtenerse después de cinco años en España, siempre que el solicitante haya vivido en el país más de seis meses cada año. La vía de acceso a la nacionalidad requiere que el inversor o sus familiares incluidos residan al menos 6 meses al año en España durante diez años consecutivos. Una vez que los inversores tienen la residencia permanente o la nacionalidad, no hace falta que mantengan su inversión, ya que no es necesario renovar el visado dorado. Como hemos mencionado anteriormente, no existe un requisito de estancia mínima en España para conservar el permiso de residencia. Sin embargo, si el inversor desea solicitar la nacionalidad, será necesario que viva en España al menos seis meses al año durante diez años consecutivos. En ese caso, podrá solicitar el pasaporte español. Algunas nacionalidades, incluidas las de las antiguas colonias españolas, pueden beneficiarse de una reducción en el tiempo de residencia necesario para poder solicitar la nacionalidad.

 

Jordi Sabría es licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto (Bilbao) y licenciado en Filología Inglesa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Abogado en ejercicio desde 1994, sus ámbitos de experiencia incluyen el derecho inmobiliario, el derecho nacional e internacional de sociedades, la planificación patrimonial y la propiedad intelectual. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *